Ir al contenido principal

hombres de letras

Mariana adoraba a su principe azul, que era como todos (y a la vez como nadie más). Como todos, al decir que era de lo más divino, de lo más galante, casi casi de esos que bajan del corcel blanco para pelear con los mounstros, de esos que defendían su amor a capa y espada, sólo que en el mundo actual; único, porque era el que la hacía soñar de una manera increíble, porque en todos sus desvaríos estaba el, porque esperaba todos los días, el momento en que él se conectara para poder hablar con el.
Sí, ese era el problema, no era un príncipe de carne y hueso, si pero no, su hombre ideal era hasta el momento... un hombre de letras. La enamoraba con palabras, todos los días un poquito más, se contaban secretos, se conocían el alma, se llevaban con el pensamiento todos los días, ella se sentía su mundo (él era su sol).
Llenaba su corazon de latidos, de intensidades, lo derretía con cada palabra un poco más.
Un día, sus ojos se encontraron, y nunca más pudieron separarse.
( Todo era cierto, hasta el último renglón; al menos este príncipe azul, resultó ser nada, muchos sueños e ilusiones construidas un dia de enero, nunca se sabe cuando tenemos en frente un lobo vestido de borreguito, suelen ser engañosos, pero una vez que los descubres, es difícil creer en ellos de nuevo)

Comentarios

  1. ohhh suele pasar, pero hey,,no todos son iguales,,y se que es dificil de creer, pero los hay, saludos y ojala te des una vuelta por buentono 23

    ResponderEliminar
  2. Claro que todos son iguales! jaja, yo pensaba que no pero si!! bueno...tal vez no, sólo queda uno para salvar esta frase que acabo de escribir jaja.
    Y Con...
    Wow me encantó jeje, me siento importante XD jiji.
    Te adoro!

    ResponderEliminar
  3. Creo que no se puede llegar al alma de una persona si no es por sus palabras y esa alma era preciosa para ser un príncipe

    ResponderEliminar
  4. Se puede llegar al alma también con gestos... creo que a veces pueden ser mas genuinos que las pelabras (depende)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Entradas populares de este blog

Llegaste a tiempo

Jaime Sabines
Debí haberte encontrado diez años antes o diez años después. Pero llegaste a tiempo.
Antes, me hubiera gustado conocerte con libertad, sin restricciones.
Sin limites ni complejos.
Después, con calma y serenidad,
Con paciencia y el tiempo que me permite la experiencia.
Te conocí a tiempo, a tiempo de encontrarte,
Para saber que existías, para llenar mis ojos y mi boca de tu sabor.
Para encontrarnos en el mismo tiempo y espacio.
Para disfrutarte y que me disfrutes,
Para tocarte y que me toques.
Para que supieras que yo estaba aquí para que me tomaras.
Y que me dejaras tomarte a ti
No fuiste antes ni después, fuiste a tiempo.
A tiempo para que me enamorara de ti.
---------------------------------------------------xX 

En boca de otros porque la mía ya no dice, y quién mejor que Sabines para decirlo.

¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez?

Se paseaba entre memorias, las recorría una a una con calma, su historia con ella siempre había sido siempre impredescible. Ella en sí, era todo un personaje, ella en sí, envolvía un tipo de misterio que a veces le era imposible de comprender. Caminaba como si flotara, bailaba en el supermercado y cantaba en las calles cuando iba sola (sólo el lo sabía, así como sabía que hablaba sola pero ni ella lo notaba). Y cada día procuraba inyectarle algo diferente a su vida; sí, se aburría muy rápido. Una loca inestable total, el peor partido que pudo conseguirse decía su madre. El, por su parte, seguía sorprendido de que ella no se hubiera aburrido de él, hasta el momento... ¿Quién podía predescir su futuro?
Un día se lo preguntó, a lo que ella le respondió que era la primera vez que hacía eso, y que le gustaba probar cosas nuevas siempre...¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Cuándo fué la última vez que seguiste tus impulsos y dejaste que la vida te sorprendiera? Era…

Quién más

¿Quién más que tú, corazón, para arrancarme esas sonrisas kilométricas? ¿Quién más que tú para abrazarme el corazón y derretirme con esas miradas efervescentes que sólo tú tienes? No sé cómo haces amor, no sé cómo haces que yo te quiero cada día un poco más, no sé cómo pero en serio te lo agradezco.