Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Resoluciones de año nuevo

Es la época... a ver cuántos de éstos llegan a la mitad del año...
Dejar de morderme el labioHacer ejercicio al menos 4 días de la semanaNo juzgar a la gente sin motivos válidosTomar más fotografíasEnamorarme másLeer másComer másDejar de preocuparme por tantas cosas

Le amo

Hay cosas que empiezan los 23 de septiembre como un juego de niños, y duran para toda la vida... (O al menos eso quisiéramos)

Le amo con el alma, porque no tengo de otra. ¿Cómo no querer a alguien que te quiere de la misma manera?
Le amo porque me ama. Le amo porque siempre que estoy enojada encuentra la manera de hacerme sonreír. Le amo porque me abraza el corazón y si lo tengo a él, no necesito más.
¿Por qué no amarlo si él es todo lo que siempre pedí y más?

Lo amo para siempre, no hay mas...

Infinitos

Estando juntos nos sentimos infinitos... ¿Es que acaso hay otra cosa que importe?

Despertar

Honestamente, el Sol nunca ha colado románticamente por mi ventana en las mañanas, ni su calor ha abrazado lentamente mi cuerpo. Menos a estas alturas del año, dónde parece que vivimos en un congelador gigante, en el que sólo podemos aspirar a una buena chamarra y que llegue el sol de mediodía, ahora sí, a abrigarnos por completo (tanto que la chamarra termina siendo cosa del pasado).
Por eso me gustan los domingos, quedarse en la cama hasta tarde nunca había sido tan hermoso.

Ser normal

Una cosa es ser diferente y otra cosa es ser un bichillo raro...
Ya no sé en cuál de las dos casillas caigo yo, a veces creo que ni siquiera debería intentar de encasillarme. Lo único que soy capaz de entender es que no siempre encajo, no caigo dentro de la categoría de persona "común y corriente"... y, por momentos me gustaría serlo.
Me gustaría poder entender y procesar las cosas como una persona "normal", ser un poco menos yo y más como todos...
Sería más facil.

¿Qué sientes al saber que me vuelves loca?

Me gustaría desnudar tu pensamiento, saber lo que piensas, lo que sientes cuándo piensas en mí. Yo se lo que siento cuando pienso en tí, y me encanta.
Esa incertidumbre del futuro... Y sin embargo, ésta certeza del presente. Elijo anclarme a tu mano, elijo tu mano.

Viajar Contigo

Perderme en las calles de una ciudad desconocida... Suena perfecto si es contigo.
Te quiero tanto y de tantas maneras...

Aquí. Ahora.

J.
(Borro todo y vuelvo a comenzar)
Te amo. (Eso ya lo sabes) Creo que te amo desde el primer momento en que sentí que habías llegado a mi vida para quedarte. ¿Cuánto tiempo? Te enojas cuando te digo que no podemos saberlo, que la eternidad me parece imposible. Y a mi me da miedo pensar en la idea tan fascinante de una eternidad a tu lado.
Me da miedo porque lo veo tan posible, siento mi estómago revuelto al pensar que algo podría arruinar nuestra felicidad infinita, porque veo el tiempo tan largo y a nosotros tan jóvenes. Porque veo la vida tan gigante y a nosotros como dos puntos chiquitos que se mueven sin poder controlar lo que pasa alrededor.
Me gusta lo que tenemos, me gusta al punto en que al detenerme a pensarlo, a veces, se me escapan unas lagrimitas de esas que salen del fondo del alma.
Me llenas, me complementas, estoy contigo y no necesito más.
Gracias por dejarme ser parte de tus días, por todas esas sonrisas y por ese amor tan infinito.
Tuya, siempre tuya.

Desde la ventana...

Crecí en una casa con una puerta tan alejada de la calle que pensar en una ventana que mirara hacia ella era inimaginable.
Un día me mudé y tenía esa ventana que quise siempre. Desde ella podía verlo todo, hasta que llegó él y después me faltó...
La costumbre de mirar por la ventana y verlo llegar, de dibujarme sonrisas, se terminó con tu partida y la ventana se volvía más que una alegría un vacío gigante.
Esperé que no volviera a ser así,  esperé que la ventana fuera un espacio lleno de vida y de sonrisas para siempre y no lo logré.
Hoy tengo de nuevo un vacío... Y tengo miedo de que no se vuelva a llenar...

Era una mujer...

Y era una mujer, que caminaba por la calle mientras el portero platicaba con la muchacha de la casa 3. Era una mujer que mientras caminaba veía a un par de niños jugando fútbol por la calle. Era una mujer en pijama que caminaba por la calle cuando un coche rojo en el que venía una familia que se le quedó mirando fijamente y casi choca. Era una mujer que caminaba por la calle mientras un pajarito caía de su nido. Era una mujer que sólo tenía hambre y la tienda estaba tan cerca, que para comprar huevos sólo necesitaba zapatos cómodos, llaves de su casa y unos cuantos pesos...

Tocar el cielo con las manos

¿Quién diría que no son sólo palabras imposibles?

m i e do

Normalmente me gustan los cambios, pero éste... éste me está dando miedo...

O l v i d o

Pienso en ti todos los días de mi vida, te espío en secreto, esperando silenciosamente a poder decirte algo que te enamore, que te convenza de que te sigo queriendo, como el primer día en que te quise (tal vez un poco más).
No quiero que pienses que te abandono, ni que te olvido, mucho menos que ya no te necesito. Lo que pasa es que las cosas han cambiado, ahora tengo más espacios por llenar, y siento que el tiempo que debo dedicarte a ti debe ser sustancioso, lleno de sentimiento y significado.
Te regalo un espacio de mi mente, un rato todos los días. Sé que no es mucho, pero tampoco puedes decir que es poco. Te agradezco la paciencia que me tienes y te pido un poquito más. Estoy aqui todos los días, pero no siempre con algo que decir. Haré que esta situación cambie, lo prometo, porque tu presencia en mi mundo es irremplazable, lector.




Gracias a todos los que hasta el día de hoy me siguen, y me leen. De verdad los aprecio mucho. C