Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

A media huida

Parecía que cerrando la puerta los monstruos iban a desaparecer, pero no. 


Eran sus monstruos... ¿Cómo los iba a dejar encerrados? Ahí, comiéndose los unos a los otros. Al final, salía de la casa y los monstruos encontraban la manera de enredarse en su cabello, se colgaban de sus pestañas y le arañaban las ideas.

Nació Enamorada

Ésta niña nació enamorada de la vida... Déjenla ser. Por un rato se olvidó de tanto, y ahora vuelve. Se siente bien que vuelva, la he extrañado.