Ir al contenido principal

un dia como otRos

Era un día como todos, me encontraba pegada a la ventana de mi cuarto observando ese azul profundo del cielo que me había perderme en mis pensamientos por horas, no sentía el paso del tiempo, ni el frío, ni el calor, eramos yo & mi azul perfecto. De repente un pensamiento saltó a mi mente, no era como los demás, no era como todos.
Era una inquietud que aspiraba a ser atendida enseguida. ¿Dónde habría quedado ese juguete que me había hecho tan feliz cuando niña? ¿Por qué era yo tan ingrata? ¿Cómo podía haber dejado atrás sin recuerdo alguno a algo que me acompaño a todas partes?
Conseguí la silla mas alta que encontre en mi casa, mi papá había guardado las escaleras bajo llave porque mi hermano amaba subirse en ellas, la última de esas aventuras terminó con un brazo fracturado y mi madre desesperada; así que las guardó para que el no las usara sin pensar que yo algún día podría necesitarlas, pero bueno, ese no era el caso, yo necesitaba algo alto para alcanzar esa repisa donde se guardaban todos los recuerdos olvidados que algún día debían volver a aparecer.
Me estiré un poco, la silla no era lo suficientemente alta, pero fuí empujando poco a poco la caja que estaba en el borde, después de varios intentos cayó al suelo vaciando todo su contenido. Menos mal que estaba sola, de no haber sido por eso mi madre habría corrido para averiguar que habría sucedido con el ruido que hizo la caja al caer.
Entonces baje de la silla y la ví entre el montón de cosas toda despeinada, sentí como mi corazón sonreía al verla de nuevo, me agache rápidamente y la abracé lo mas fuerte que pude, mi mentee se llenó de tantos recuerdos instantaneamente pero se vió todo interrumpido por un olor desconocido, Penny, como la había nombrado años atras olía mal, era el pony rosa mas hermoso del mundo, no podía permitirse oler mal.
Llené el lavabo con agua y espuma y la bañé como solía hacer, la peiné, platiqué con ella de nuevo y prometí no volver a olvidarla.
Ahora la veo todos los días, no juego como antes pero procuro contarle un poco mas de mí, siempre está ahí, parada sobre mi buró esperando a que yo llegue a contarle mis historias =D


Comentarios

  1. La forma como describes tu mirada al cielo me recuerda mucho a la forma como cuando yo lo hacía cuando estaba en el colegio, me perdía en el azul profundo e infinito. Ahora es diferente, pero me sigo perdiendo cada vez que puedo.

    Yo todavía tengo algunos jugueticos de mi infancia: una muñequita de pelo morado y vestido rojo, totalmente plana y con articulaciones en brazos y perinas y con un espejito destrás del rostro.

    La habìa olvidado, pero cuando la encontré de nuevo mi corazón latió como cuando tenía 5 años.

    Gracias por el comentario que dejaste en mi blog, puedes pasar cuando quieras, eres bienvenida siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Entradas populares de este blog

Llegaste a tiempo

Jaime Sabines
Debí haberte encontrado diez años antes o diez años después. Pero llegaste a tiempo.
Antes, me hubiera gustado conocerte con libertad, sin restricciones.
Sin limites ni complejos.
Después, con calma y serenidad,
Con paciencia y el tiempo que me permite la experiencia.
Te conocí a tiempo, a tiempo de encontrarte,
Para saber que existías, para llenar mis ojos y mi boca de tu sabor.
Para encontrarnos en el mismo tiempo y espacio.
Para disfrutarte y que me disfrutes,
Para tocarte y que me toques.
Para que supieras que yo estaba aquí para que me tomaras.
Y que me dejaras tomarte a ti
No fuiste antes ni después, fuiste a tiempo.
A tiempo para que me enamorara de ti.
---------------------------------------------------xX 

En boca de otros porque la mía ya no dice, y quién mejor que Sabines para decirlo.

¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez?

Se paseaba entre memorias, las recorría una a una con calma, su historia con ella siempre había sido siempre impredescible. Ella en sí, era todo un personaje, ella en sí, envolvía un tipo de misterio que a veces le era imposible de comprender. Caminaba como si flotara, bailaba en el supermercado y cantaba en las calles cuando iba sola (sólo el lo sabía, así como sabía que hablaba sola pero ni ella lo notaba). Y cada día procuraba inyectarle algo diferente a su vida; sí, se aburría muy rápido. Una loca inestable total, el peor partido que pudo conseguirse decía su madre. El, por su parte, seguía sorprendido de que ella no se hubiera aburrido de él, hasta el momento... ¿Quién podía predescir su futuro?
Un día se lo preguntó, a lo que ella le respondió que era la primera vez que hacía eso, y que le gustaba probar cosas nuevas siempre...¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Cuándo fué la última vez que seguiste tus impulsos y dejaste que la vida te sorprendiera? Era…

Quién más

¿Quién más que tú, corazón, para arrancarme esas sonrisas kilométricas? ¿Quién más que tú para abrazarme el corazón y derretirme con esas miradas efervescentes que sólo tú tienes? No sé cómo haces amor, no sé cómo haces que yo te quiero cada día un poco más, no sé cómo pero en serio te lo agradezco.