Ir al contenido principal

& a littLe bit moRe love,,,



sii! ahoRa me dedicare a los besOs haha a veces piensO que no hay cosa mas bella, entre los amigos, la familia, los amores, siempre te hacen sentir bien,,,

ii esO es lo que quieRo besos, todas las mañanas me despierten de esOs, sea por la taRde y siga habiendO beesOs. Y luego por la noche aun me den mas besOs pa cenaaR (8)
___________________________________________________________
b e s o s ~ el canto deL loco*



~ ¿Puedes venir? Necesito un abrazo ~
El sólo escuchar su voz llorando en el teléfono me hizo sentir la persona mas desgraciada del mundo, necesitaba estar con ella, abrazarla con todas mis fuerzas, hacerla sentir que todo iba a estar bien.¿El motivo de su llanto? No lo conocía aún y tal vez nunca lo sabría, ella no solía compartir sus dolores, solamente sus alegrías, sus dolores los callaba, siempre los callaba, los intercambiaba por abrazos.
Colgué el teléfono, me puse el abrigo que dejé tirado sobre el sillón & bajé las escaleras corriendo, entonces me di cuenta que no llevaba nada más que eso, mis llaves se habían quedado dentro del apartamento, tanto las del coche como las de la casa, después resolvería eso, ahora lo importante era ella.
Su casa no quedaba muy lejos, a unas 17 calles, había estado lloviendo en la tarde y ahora soplaba un viento ligeramente frío, las calles estaban mojadas y mientras corría a su casa mis pantalones se iban empapando poco a poco. Cuando finalmente llegué, no podía casi respirar y mi corazón palpitaba a mil por hora, en parte por el esfuerzo y en parte porque la iba a ver a ella.
Abrí la puerta de su cerca que separaba su casa de la calle, y caminé sobre el pasto mojado hacia su puerta, me agaché para sacar la llave de debajo de una maceta cuando me dí cuenta que la puerta ya estaba abierta. La empujé para encontrarme con una casa totalmente a oscuras, se notaba que ella estaba encerrada en su cuarto, cuando lo hacía se olvidaba del resto de la casa. Entonces ya no pude soportarlo más y corrí a buscarla, subí las escaleras de madera lo más rápido que pude, casi al llegar al final mis pies se volvieron torpes y tropecé, me golpeé la rodilla pero en ese momento no sentí dolor, solo quería verla, corrí hasta la puerta de su cuarto y ahí me detuve.
Suspiré, no sabía con que me iba a encontrar entonces, un viento frío recorrió todo mi cuerpo, toqué la puerta, ella no me contestó así que me permití yo mismo entrar.
Ahí estaba ella sentada en el suelo al pie de su cama, hermosamente vulnerable, en cuanto me vió se paró y me abrazó, se apoyó en mi pecho y comenzó a llorar de nuevo, lloraba amargamente y mi corazón se hacía cada vez más pequeño, me dolía, no podía soportar verla así, su sonrisa era lo más lindo que me podía imaginar y verla así, tan triste, me rompía el corazón. Yo la abrazaba más fuerte, cerraba mis ojos y la abrazaba, sufría lo que ella sufría pero tenía que ser fuerte, por ella, sólo por ella.
Yo por ella podía ser cualquier cosa, me impulsaba a seguir adelante, siempre, estaba en mi mente cada segundo desde que la había conocido, desde esa primera vez que la vi entrar al salón de clases y sentarse delante de mí, me sonrió ligeramente, como pidiéndome permiso para tomar ese lugar, sus ojos brillaron y yo, sonreí por efecto, no se podía evitar, desde ese momento yo la amé.
Poco a poco su llanto se fue calmando, entonces ya estábamos sentados sobre la cama, su mano tomó la mía y sus ojos me miraron, brillaban intensamente, como el día en que la conocí, quise besarla pero me contuve, no era el momento ni mucho menos el lugar.
- Gracias, sabes que nada me hace mejor que un abrazo tuyo - me dijo con la voz temblorosa y la respiración cortada. Mi corazón palpitaba como loco, la quería, mas que a nada, más que a nadie, la quería, yo la quería.
- Sabes que siempre estoy para lo que me necesites, siempre, te quiero mucho
- Yo también, eres tan bueno conmigo …
Una sonrisa se escondía entre mis labios, escuchar su voz era música para mí, tenerla entre mis brazos no se comparaba con nada.Supongo que en algún momento todos somos amigos, aún cuando no sea eso lo que nos haga felices.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Llegaste a tiempo

Jaime Sabines
Debí haberte encontrado diez años antes o diez años después. Pero llegaste a tiempo.
Antes, me hubiera gustado conocerte con libertad, sin restricciones.
Sin limites ni complejos.
Después, con calma y serenidad,
Con paciencia y el tiempo que me permite la experiencia.
Te conocí a tiempo, a tiempo de encontrarte,
Para saber que existías, para llenar mis ojos y mi boca de tu sabor.
Para encontrarnos en el mismo tiempo y espacio.
Para disfrutarte y que me disfrutes,
Para tocarte y que me toques.
Para que supieras que yo estaba aquí para que me tomaras.
Y que me dejaras tomarte a ti
No fuiste antes ni después, fuiste a tiempo.
A tiempo para que me enamorara de ti.
---------------------------------------------------xX 

En boca de otros porque la mía ya no dice, y quién mejor que Sabines para decirlo.

¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez?

Se paseaba entre memorias, las recorría una a una con calma, su historia con ella siempre había sido siempre impredescible. Ella en sí, era todo un personaje, ella en sí, envolvía un tipo de misterio que a veces le era imposible de comprender. Caminaba como si flotara, bailaba en el supermercado y cantaba en las calles cuando iba sola (sólo el lo sabía, así como sabía que hablaba sola pero ni ella lo notaba). Y cada día procuraba inyectarle algo diferente a su vida; sí, se aburría muy rápido. Una loca inestable total, el peor partido que pudo conseguirse decía su madre. El, por su parte, seguía sorprendido de que ella no se hubiera aburrido de él, hasta el momento... ¿Quién podía predescir su futuro?
Un día se lo preguntó, a lo que ella le respondió que era la primera vez que hacía eso, y que le gustaba probar cosas nuevas siempre...¿Cuándo fué la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Cuándo fué la última vez que seguiste tus impulsos y dejaste que la vida te sorprendiera? Era…

Quién más

¿Quién más que tú, corazón, para arrancarme esas sonrisas kilométricas? ¿Quién más que tú para abrazarme el corazón y derretirme con esas miradas efervescentes que sólo tú tienes? No sé cómo haces amor, no sé cómo haces que yo te quiero cada día un poco más, no sé cómo pero en serio te lo agradezco.