inventos

Te inventé en mi mente, o te inventaron, ya no sé. De pocas cosas estoy cierta en estos momentos, mi confianza vacila demasiado, no sé si apoyarla en algún lado o seguirla cargando conmigo y para mí a cada momento, una persona no es más que una idea, si bien, existe, sí, es un ser tangible, acompañante, pero si nos detenemos a pensarlo un momento, la persona para nosotros es lo que pensamos de ella, lo que hemos ido aprendiendo con la convivencia y podemos llegar a engañarnos. El amor no es perenne, es cambiante, no se crea ni se destruye, sólo se transforma, sólo se transporta, de persona en persona, de nube en nube. Un día puede existir y ser inmenso e infinito, y al siguiente todo ese amor tan grande termina siendo depositado en una cuenta ajena, a pesar de haberlo ganado, construido como se construye día a día un patrimonio; en fin, termina en manos que no son las tuyas, y quedas con dos opciones, simples, sencillas, básicas: Luchar por él o dejarlo ir. Entonces entra ahí la balanza (que rollo, hasta el amor parece ciencia y negocio), pero bueno, debes decidir que quieres hacer…. y si te equivocas, volver a decidir.

Comentarios

  1. así,es mi Querida Miss "C"
    el amor no se destruye nose crea ni se destruye solo se transforma y pasa a manos ajenas cuando el negocio esta más que terminado, pero así es esto seguir, no podemos quedarnos en medio!
    un beso bonita me encanto :)

    ResponderEliminar
  2. que correcta y pensativa entrada.
    me encanto =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11