Iba conduciendo el coche con el propósito de estrellarse, y sangrar, y que el alma se desgarrara de un dolor que mitigara el que tenía en el alma, y cerrar los ojos, y despertar para algo mejor... o bueno, eso decía, lo único que esperaba era que un corazón amigo lo buscara antes de hacer algo que no quería, pero nada de eso pasó ayer.
Condujo a lo máximo que daba el coche, que no era mucho pero lo suficiente para una muerte certera, el pavimento húmedo y la lluvia incesante estaban de su lado. Su mente pensaba, pensaba y lo volvía a hacer, nada era verdadero, nadie era verdadero. ¿Para qué seguir pintándose sonrisas inexistentes, si por dentro las lágrimas corroían su alma? Y dolían, y ardían...
Y una carcajada escapó de su interior, hacía tanto que no se había divertido como ayer, hacía tanto que algo no lo llenaba por dentro de esta manera...
Entonces torció el volante hacia el vacío, ahora tenía el final que siempre había querido.

Comentarios

  1. Mientras sientas el dolor, aunque sea profundo, siempre será mejor que no sentir nada, incluso en vida.

    ResponderEliminar
  2. tal vez no era el final que realmente queria y se dio cuenta despues
    ahora que podia sentir??

    muy bueno

    besos

    ResponderEliminar
  3. El dolor más profundo es el de, luego, no sentir más nada..

    ResponderEliminar
  4. Muy triste :'(
    El dolor físico da mucho menos dolor.

    ResponderEliminar
  5. Muy triste, pero si lo quería
    Opino que fue lo más bonito :)
    un beso constanza hermoso :*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11