...

cada vez que sabía de él, su corazón sonreía, pero un poco... no fuera que a él se le subiera el ego a la cabeza

Comentarios

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11