estrellas en la piel

Le rendía tributo a tu cabello, a esa piel de terciopelo que a pesar de los años seguía irradiando ese dorado inexplicable, irresistible, irreverente, que nunca pudo él olvidar, a pesar de los años y los dueños de aquel dorado.
Te recorría por completo, cada curva, cada segundo, cada aliento, anhelando aquel momento de tu alma acariciar, de pasarla entre sus labios, colgarla de sus pestañas, abrigarse con ella.
Pasaba su mano sobre tus uñas, por tus mejillas, recorría la geografía de tu espalda, al sur, a todos lados, en tus piernas descansaba tu cansancio.
Tu alma escapaba por tus ojos, en cada mirada que estremecía su piel susurrabas te amo y lo llenabas de estrellas al instante. Pero mientras dormías, derramaba poesía sobre tu nombre, la derretía, la coloreaba, correspondía sólo a éste instante cada luna enamorada.
Y tu seguías durmiendo, y tu vientre ascendía y descendía, y solamente tú sabías que en tu pecho latía independiente un corazón que nunca más te pertenecería.

Comentarios

  1. :O
    Dios, me ha encantaaaaaaaaado!!!
    te siigo sin pensaarloo
    y te felicitoo por tu blog, está geniaal! (L)

    ResponderEliminar
  2. que bello tu relato...
    me quedare navegando entre tus mares
    te sigo!

    ResponderEliminar
  3. Observar a la persona que amas mientras duerme es una experiencia redonda, llegas a concerla de otra manera mucho más sincera, sin nigún tipo de apariencias ni prejuicios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11