aún así te dejaré en mis besos el amor que siento yo
Respiraba lentamente y su piel blanca leche era transparente, podías ver las venas a través de ella, tan llenas de sangre, tan activas, tan vivas, tan contaminadas... Era su propio veneno el que la estaba matando. Sin embargo, sus ojos seguían brillando, innegablemente, irremediablemente, y lo hicieron hasta el último instante, ese último respiro, esa mirada final que llenaba de amor el ambiente.
Una lágrima se escapó de sus ojos, pero entendió un poco tarde que al final ella encontró la manera de estar con ellos en todo momento, el cáncer le había dado motivos, ella sólo los transformó en algo más positivo. Les regaló una parte de ella que nadie más podría tener.

Comentarios

  1. Me gustan mucho tus textos, son muy profundos.
    Nunca dejes de hacerlo :)

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Pero que precioso, cuando estamos al borde de la muerte muchas cosas cambian, pero me ah llegado al corazón. me encanto :)

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es la manera en que nos enfrentamos a las cosas y no tanto las cosas mismas.

    ResponderEliminar
  4. Les regaló un pedacito de su corazón, para que pudieran recordarla siempre, tras su marcha.
    Precioso, me ha gustado muchísimo.
    Un beso MUYGRANDE :)



    P.D.: me encanta este nuevo diseño del blog.

    ResponderEliminar
  5. Me encanto.
    Y más las primeras palabras.
    :)
    UN beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11