De príncipes azules y otros cuentos.


Era pequeña y tenía instalada la idea de que los besos que recibiera siempre serían de amor. Nunca me detuve a pensar que esa especificación: 'de amor', era importante.
¿Por qué alguien te besaría si no te amaba? No sabía que había más besos y que no todos sabían a amor. Que había sexo, conformidad, pena, venganza y tantas otras cosas detrás de lo que para mí, no era más que la expresión máxima del amor. 
Que había besos para cada persona y para cada ocasión. Que a veces llegaban como postre y a veces como consolación.

Mis primeros besos eran de amor. Besaba con mi boca, mis manos y mi corazón. ¿Cuántas veces no me lo rompí por esperar lo mismo? Perder el sentido y hacer lo de todos. Perder el camino y volverlo a encontrar. Besar con mis ojos y mi cintura. Ir con todo el corazón. Querer(te) hasta explotar.

Comentarios

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11