siLencio

Paz... Paz... ¿Qué no hay más?
En el aire huele a tranquilidad, el viento frío corre libremente por todas partes, colándose por cada espacio libre y enfríandome las pestañas ¿pero acaso eso importa?
Ya oscurece & a lo lejos se ve, como una a una, se encienden las luces de la ciudad. Me pierdo entre el azul & rojo del cielo, entre esos colores caprichosos que se forman y cambian... y cambian ... y cambian.
Tanto pasa a mi alrededor y al mismo tiempo nada. Tanta gente.
¿Será que mi mente disipa el mundo exterior para que yo la escuche? No quiero prestarle atención, quiero escuchar a mi corazón...
Pero nada, nada queda claro, sigo en espera de respuestas y me pierdo entre los verdes de aquel árbol, mil recuerdos vienen a mi mente y es entonces cuando me doy cuenta...
La vida es un instante, un momento vives y al siguiente no, así de drástico. ¿Qué queda de nosotros?
Memorias... alegrías y tristeza, éxitos y fracasos, un día todo eso será olvidado, pero aun así seguiremos vivos, con aquellos que han decidido cargarnos en su mente todos los días.
¿Qué queremos hacer de este parpadeo en que se nos permite vivir? No hay antes ni hay después, cuando nos percatemos ya todo eso habrá desaparecido ya. Creo que lo mejor sera vivir, vivir al máximo, hacer todo lo que se pueda para no arrepentirse después.
Las estrellas destacan en esa inmensidad negra sobre nuestras cabezas. Oh! La luna, ¿desde cuando esta ahí?¿En qué momento esos colores se convirtieron una imágen de mi mental y no en una realidad?

Comentarios

  1. Sino quieres escuchar el exterior, buenisimo, tengo unos tapones muy grandes puedo prestartelos, pero.... no te aseguro que no escuches del todo afuera, porque aún te quedan sentidos sin tapar, como la vista, y eso es aún mas poderoso no?

    saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

inspira(me) ☮

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11