Rose

Dibújame como a una de tus chicas francesas...

Una zapatilla en la entrada, una en la cocina (se pregunta como llegó ahí), los ojos desnudos. Voltea a la derecha y ahí, dónde tenía que estar él... no está. Con la sonrisa bien puesta se sienta sobre la alfombra, puede ver su vestido, en el suelo, lejos. Sus ojos encuentran su ropa interior, pero nada de él. No está, se fue...

Comentarios

Las más

Llegaste a tiempo

Sin sabor

11.11